Las primeras horas tras el parto

Si ha habido puntos o una episiotomía habrá que tener especial cuidado con la herida, hay que mantenerla limpia y seca. Las episiotomías suelen cicatrizar a las dos semanas, para aliviar sus molestias se pueden tomar analgésicos, también hay que vigilar las posturas y no hacer esfuerzos que puedan abrir la herida. Se pueden utilizar cojines para evitar apoyar la zona y si está inflamado se puede aplicar frío con el que disminuir la inflamación. En el caso de cesárea se debe mantener el mismo cuidado a la hora de tratar la herida, además de seguir las mismas recomendaciones: calmantes para el dolor y no hacer esfuerzos.

Otra de las molestias comunes en toda nueva madre es la fatiga, el esfuerzo del parto, sea del tipo que sea, deja a la mujer agotada y sin fuerzas, además si se opta por la lactancia el tiempo de sueño no se extenderá más allá de las dos o tres horas, lo que aumenta el cansancio. Para ello lo que hay que hacer en los primeros días es seguir el ritmo del bebé, dormir cuando el duerme y el resto del tiempo descansar todo lo posible, ya habrá tiempo para lo demás.

En general todas estas molestias pasarán y pese a ellas la mujer podrá disfrutar de la compañía de su recién nacido, esta sin duda será la mejor cura y con la que cualquier molestia será mucho más llevadera.

Back to Top