El masaje es una de las actividades más recomendadas para la embarazada y es que sus beneficios son múltiples. No solo relajan a la mujer y la tranquilizan eliminando estrés y ansiedad, además sirven para fortalecer y tonificar sus músculos, les ayudan a dormir mejor, estimulan la circulación, eliminan líquidos y toxinas, disminuyen el cansancio y la fatiga, hacen que se sienta más ágil, mantienen su cuerpo flexible, ayudan a prevenir la hinchazón y alivian la presión en espalda, cuello y articulaciones debido al aumento de peso.

Son por tanto beneficios tanto físicos como emocionales los que se obtienen con un masaje, pero además todo ello va a redundar en la mejora del bienestar del bebé. Si la madre está relajada y se encuentra fuerte y en buena forma el niño va a beneficiarse de ello.

Cada mujer va a llevar su embarazo de una manera distinta, puede que unas no presten atención a los inconvenientes que conlleva y disfruten de sus estado, mientras que otras estarán deseando que pasen los nueve meses y ver por fin a su bebé.

Back to Top