Ejercicio y masajes para disminuir el dolor de espalda durante el embarazo

La solución para minimizar en lo posible estas molestias va a ser mantener la zona activa. Los ejercicios tradicionales para mantener tonificada la zona del abdomen, como son los abdominales, no son recomendables a no ser que se hagan bajo supervisión de un experto, pero hay muchos otros que se pueden realizar sin problemas. La natación es el deporte estrella para la embarazada, ayuda a tonificar todos los músculos y además el contacto con el agua favorece la relajación y ofrecen sensación de ligereza. En la preparación al parto se enseñan también ejercicios que se pueden realizar en casa para aliviar las molestias. Uno de los más efectivos consiste en colocarse a cuatro patas y caminar o realizar en esta misma posición ejercicios de estiramiento de la espalda.

Además del ejercicio, los masajes son también un gran aliado de la embarazada con este problema. El masaje nos sirve no solo para relajar sino que ayuda a crear masa muscular fortaleciendo la zona. Un profesional será de gran ayuda para la embarazada, especialmente si se realizan los masajes desde el principio del embarazo, aunque eso sí, teniendo un cuidado especial en la zona del abdomen y vigilando la postura.

Precisamente la postura es un gran aspecto que habrá que cuidar. Sentarse correctamente y no permanecer mucho tiempo en la misma posición es básico para evitar molestias. Todo ello sin olvidar el reposo, la mujer embarazada debe descansar cuando su cuerpo se lo pida, de lado y en posición fetal será como más cómoda se encuentre.

Back to Top