Beneficios de los masajes en el embarazo

Entre los principales beneficios cabe destacar: la eliminación de tensiones, aliviar los dolores, por ejemplo, de las piernas o de la zona lumbar, activar el cuerpo, mejorar la circulación, estabilizar los cambios hormonales, disminuir la hinchazón o edemas y sobre todo, conseguir que la mujer se relaje y conozca y entienda los cambios de su cuerpo, lo que le hará sentirse más segura y menos preocupada por todas las experiencias totalmente nuevas que está viviendo. Le ayudará también a dormir mejor, ya que, se sentirá más tranquila y conciliará mejor el sueño, algo muy importante durante estos meses en los que suele sentirse incómoda y cansada. Un sueño reparador tras recibir un masaje será muy placentero.

Es importante que se recurra a un especialista y que se sigan una serie de medidas o recomendaciones, ya que, el cuerpo de la mujer va pasando por diferentes estadios o momentos y es fundamental que se tenga en cuenta a la hora de realizar estos masajes.

De hecho, durante el primer trimestre no se recomiendan los masajes en la zona del vientre, así como en las lumbares, mientras que sí que pueden ser muy positivos los que se realicen en los hombros, en las cervicales, así como en pies y piernas. Será a partir del cuarto mes, cuando comienza el segundo trimestre y ya después en el tercero cuando sí que sean muy eficaces e importantes estos masajes prenatales. En cuanto a la frecuencia con la que deben realizarse, lo cierto es que mientras que al principio lo ideal es una vez a la semana, conforme pase ese primer trimestre, será idóneo que la mujer los reciba entre dos o más veces a la semana. También depende de lo que le indique su especialista.

Back to Top