La otitis en bebés y niños. El dolor de oídos.

Llevas un rato oyendo a tu bebé o niño quejarse. No sabes muy bien qué le pasa pero su llanto parece de dolor y se echa la mano a la oreja. Tu hijo tiene dolor de oídos. Seguramente es una otitis.

¿Qué es una otitis y porqué los niños las sufren más frecuentemente?

La otitis es una inflamación e infección del oído.

La otitis más frecuente es la otitis media, que es aquella en la que la inflamación e infección se sitúa en el oído medio, justo detrás del tímpano.

¿Porqué son más frecuentes las otitis en niños o bebés que en adultos?

Hay 2 factores que influyen en la alta cantidad de otitis en bebés y niños.

  • Anatomía:Los niños tienen las rompas de eustaquio más cortas, horizontales y anchas.
  • Mocos. Los niños suelen estar continuamente generando mocos en las fosas nasales y esos mocos van llenando todos los senos (huecos entre los huesos de la cara). Cuando no caben más, se expanden por los conductos auditivos y se acumulan ahí. Con el paso de los días se infectan y generan una otitis

Tipos de otitis: otitis serosa o exudativa y otitis media.

La otitis serosa es aquella que cursa con derrame.

No suele doler porque en el momento que se acumula demasiado moco, el tímpano se perfora y el moco sale por el oído.

Síntomas de la otitis, ¿Cómo saber si mi bebé o niño tiene otitis?

  1. El primer síntoma que te hace pensar que tu hijo tiene una otitis es el dolor de oído del niño.Y el signo gráfico que te dice que hay dolor de oído es llevarse la mano o un dedo a la oreja y el oído.
  2. El siguiente síntoma y consecuencia directa del primero es irritabilidad y llanto que no paran.
  3. Algunos bebés también tiene fiebre
  4. y puede asociarse a dificultad para dormir.
  5. En ocasiones cuando se acumula tanto como como en las otitis serosas que te comentaba, si el tímpano se perfora verás el líquido que derrama. Puede que encuentres una secreción en la almohada tras una siesta o la noche.
  6. Si tu hijo es mayor ya puede explicarte sensaciones y seguramente te contará algo así como que tiene el oído lleno o que no oye bien de un oído.

Los factores de riesgo que hacen que un niño pueda sufrir una otitis son:

  • Ir a la guardería o colegio
  • Tener hermanos mayores en casa
  • Cambios bruscos de temperatura o de climas.
  • Vivir en climas fríos
  • Haber sufrido alguna enfermedad reciente que le haya bajado las defensas.
  • Sufrir un cuadro catarral con mucho moco.
  • Tener antecedentes de infecciones de oídos.

¿Qué son las otitis de repetición en niños?

Hay bebés o niños que, en cuanto tiene 2 días de mocos, acaban produciendo una otitis.

Es importante en estos niños la valoración por parte del pediatra de la causa de ésto, que puede ser:

  • anatómica porque sus vías auditivias y respiratorias estén canalizadas de tal manera que el moco acabe siempre en el oído.
  • si la otitis es por ejemplo de origen alérgico.

Las posibles consecuencias de las otitis de repetición es que pueda derivar en disminuir al audición, es decir, cierto grado de sordera.

Tu pediatra valorará si de hecho es necesario un drenaje para evitar que el moco se acumule en el oído.

¿Cómo evitar o prevenir las otitis en niños?

  • Cuanto más tiempo de lactancia materna tome el bebé, más defensas tendrá.
  • Expulsar los mocos del bebé lo antes posibles haciendo lavados nasales con cuidado de que los mocos vayan para fuera, no para dentro.
  • Si tu bebé o hijo va a natación, usar tapones o gorro
  • Limpiar el oído con mucho cuidado. Nunca con bastoncillos y con soluciones que ayuden a humectarlo. Las puedes comprar en tu farmacia.

¿Hay que ir al pediatra por una otitis?

Sí, siempre.

El pediatra te pautará el tratamiento que considere y que puede incluir o no lo siguiente.

Tratamiento de las otitis:

  • Algunas otitis no requieren ningún tratamiento específico y se solucionan por si solas sin medicamentos para tratar la infección. Lo que sí suelen requerir son medicamentos generales para aliviar el dolor de tu bebé o hijo como el paracetamol o ibuprofeno en la dosis habitual que te haya pautado tu pediatra.
  • En infecciones leves pueden ser necesarias gotas óticas con antiinflamatorios y antibióticos para actuar a nivel  local.
  • Si el pediatra considera que la infección es importante, paurtará a tu  hijo antibiótico vía oral. El antibiótico más habitual para tratar las otitis suele ser la amoxicilina en dosis alta.
Back to Top